martes, 12 de junio de 2007

Tren

Javier Pereyra, un amigo de laburo, que es redactor, en un viaje en el tren Urquiza, al llegar al trabajo escribió esto. Lo comparto con Uds. Saludos

Cada vez que uno sube al tren, ahí están esas personas que son las mejores para odiar. La cantidad de maldiciones que cruzan las cabezas de la mayoría de los pasajeros es increíble. Miles y miles de formas del sufrimiento y otros tantos castigos aplicables. Malditos. Sus caras brillan mientras mantienen sus ojos cerrados o sus bocas abiertas o las dos cosas. Y el calor aumenta conforme pasan las estaciones y la gente que se amontona de formas graciosas para no llorar.
Y la tentativa de múltiple asesinato llega a proporciones inusitadas.
Desgraciados que no sufren el calor. Malditos de pieles brillantes y pelos grasosos. Malnacidos durmiendo en el tren con la ventana cerrada, ¡cómo los odio!

6 comentarios:

lalo dijo...

me encantó. Q escriba otra

Pedro dijo...

ah, pero si se quejan del Urquiza no se salva nadie. Viaje en el Urquiza pocas veces (2 ó 3), y me parece que es el mejorcito.

Cuenten los que viajan siempre, instrúyannos.

Anónimo dijo...

Para el que se queja que los que duermen en el tren no levantan los vidrios, le puedo decir, los parados se cagan de calor, y los sentados si abren las ventanillas se cagan de frío, a vece no abren, otras veces las llevas abierta 20 cms más o menos y te afanan la radio AiWa que llevás en el bolsillo de la camisa como a mí y valía 100 mangos. Además ceder el asiento, sabés que me pasó a mí una vez cedí el asiento a una mina con una cría, (y lo digo así bien grotezco, yo tengo tres, pero esas minas valen esta expresión), y cuendo se liberó el asiento de al lado llamó al marido que se siente al alado de ella y yo me quedé de seña. Otra laburo de 7 a 15 y en otro lado de 18.20 a 22.20, salgo de casa a las 5.10 llego 16.45 vuelvo a salir a 18.10 vuelvo 22.40, no me voy a dormir en el tren? además no me importa un joraca lo que pasa al lado. beto.

Gustavo Randazzo dijo...

Estimados viajé como el orto:
La propuesta está buena, pero por algún motivo atrae algunos xenófobos que no quieren viajar con "malditos de pieles brillantes" y otros seres vivos menos lindos.

También en los comentarios he visto expresiones parecidas.

¡Que se mueran los feos!

ChicaPixelada dijo...

Yo viajo seguido en el Urquiza. ODIO, DESTESTO, ABORREZCO a los vendedores que encienden sus stereos portátiles y ponen música a todo lo que da (grandes éxitos del chaqueño palavecino, de luciano pereyra, de chayanne o quien sea!!!!) ... No respetan a nadie!!! Me jode que cada vez que estoy leyendo/estudiando/escuchando musica/o simplemente meditando, APAREZCA ALGUNO DE ESOS VENDEDORES!!!!!!!!! Me rompe soberanamente los ovarios que pongan esa musica a todo lo que da!

Salu2

Anónimo dijo...

es raro que no sepan que cuando viajás tenés que cuidar tus pertenencias. si te roban "la aiwa" del bolsillo de la camisa, sos medio boludo. y si no te importa lo que pasa al lado, no te quejes cuando te dejan de garpe o te birlan la radio.
con respecto a las ventanas, no lo digo en invierno, lo digo cuando hace calor. y por no despeinar sus cabellos, la ventana sigue cerrada.
por otro lado, si les brilla la piel, y si apestan, es porque son sucios. no se los demás, pero a mi no me agrada estar rodeado de gente sucia. no se trata de belleza, sino de higiene personal.

cuando quieras, avisame y me rajo un pedo en tu cara

el que escribió