jueves, 27 de agosto de 2009

Esas situaciones que me dan asco.

En la estación Ángel Gallardo de la línea B, hay una señora que todos los días se para al lado de una boletería y pide, casi en silencio, una moneda. Acumula en la mano algunas de diez centavos. No sé cuanto junta al final del día, sospecho que poco.
Hoy como siempre la señora estaba. También había un policía, esos de panza prominente que explotan los botones de la camisa. En un dedo tenía enterrado un anillo de oro. Afeitado al ras y con los zapatos de Comunión bien lustrados.
- No moleste a la gente- le dijo el cana.
- Señor no tengo para comer. Pido porque necesito- murmuró la señora.
- No me vino a pedir permiso y en mi turno lo tiene que hacer- contestó el “capo”.
La situación me dio tanto asco que me metí.
- ¿No se da cuenta que esta mujer no tiene para comer?- dije.
- Cuando sea para tres la llamo. Tengo que cuidar la seguridad de las boleterías. No puede haber gente pidiendo- me contestó el policía, mientras la señora mirada y zarandeaba sus monedas.
- Usted no me puede hablar de seguridad- grité.
El policía, con cara de liebre muerta, agarró su Nextel y moduló; había cumplido con su tarea la señora se fue de la estación con sus bolsas y un par de monedas.

15 comentarios:

chali dijo...

Capas que es tan simple como que no puede haber gente ahi.

Anónimo dijo...

Si la dejan porque la dejan...
Si la sacan porque la sacan...

Acaso el policia no puede tener la orden de mantener el lugar libre de personas que esten pidiendo?

Julian E. Dipp dijo...

Es discutible. Es muy cierto que en subte te roban y que el policía debe velar por la seguridad de los ciudadanos. Por lo tanto, ¿hasta dónde cumple con su deber y en qué momento debe hacer una concesión supuestamente noble para dejar que la señora pida monedas?
También como dice Chali, tal vez "es tan simple como que no puede haber gente ahi".
A mi en particular me molesta tener gente pegada mirando mi billetera, controlando con cuánto pago y cuánto me devuelven para así pedirme dinero y apretarme a que les de algo. Esas situaciones me dan asco y son las que no deben pasar en la cola del subte. De la misma manera que no debe haber indigencia, pero esa es una discusión aparte...

German R. dijo...

Definitivamente somos una sociedad enferma cuando hay personas que no tienen para comer y nos dá bronca que miren nuestras billeteras.

Estoy enfermo.

juan pablo dijo...

Y a mi, Cande, también hay comentarios que me dan asco.

Bien por tu intervención.

Sldos

Juan Pablo

KaKarulO dijo...

Acaso es tan importante que haya una mujer que no tiene para comer?

Seguramente lo que esperamos es que esta mujer en lugar de pedir, agarre un arma y exija, asi podemos pasar de nuestro papel de victimarios a victimas.

Anónimo dijo...

Julian.. no sabes nada! jajjaa!

mximoargento dijo...

Es complicado, muy complicado, por un lado está la falta casi absoluta de credibilidad con que cuentan, como los políticos...la policía, si bien es cierto que existen políticos honestos como existen policías honestos, seguramente muchísimos más de los segundos.

Mientras leía me quedaba la duda de que el policía, al decir: "en mi horario hay que pedir permiso", quisiera decir que quería unas moneditas para sus arcas propias.

Por el lado de la mendicidad hay lo suyo, en calle Corrientes hay un lindo barbón canoso que labura casi todos los días pidiendo monedas, y que ya fue visto varias veces en el Casino flotante, así como hay uno con una protuberancia en el vientre, que te insulta cuando no le das, y al que ya me tocó ver varias veces tomar café con facturas en un lugar en el que yo ni sueño con tomar ni un vasito con agua.

Están las señoras que tienen a los 10 chicos laburando tdo el día pidiendo monedas en vez de mandarlos al colegio, y están los que realmente sufren carencias terribles que los empujan a pedir monedas, existen y son muchísimos, y no sigo porque hablaríamos de política.

No confiamos los unos en los otros, que asalten en el subte no significa que esa señora sea un peligro, si es sospechosa que la interroguen, si les molestan los hambreados que les den de comer, a mi no me molesta que me miren cuando pago, me parte el corazón y me llena de rabia pues vivimos en un país en el que se produce alimentos para 400 millones, y, somos menos de 40 millones.

Según lo veo yo, posiblemente Metrovías no permita esas situaciones, osea, los únicos con posibilidad de recibir plata son ellos, y me refiero a subsidios, otra puede ser que a la pobre señora le haya tocado justo un policía en un mal día, o puede ser que la insensibilidad esté tomando ya niveles insoportables.

Besos y felicitaciones por intervenir.

Pablo M. Podhorzer dijo...

Nadie tiene porque pedir monedas en el subte o en el tren. Es obvio que no son los mas pobres, esos no llegan a viajar en los trenes, estan en Laferrere bien al fondo.
Si tenes hambre y no podes trabajar, exigile al gobierno, que administra al Estado, que somos todos.

Anónimo dijo...

En todos éstos espacios, la limosna, la venta están reguladas...nadie dice nada de los niños que te dan un beso o la mano, a esos niños los padres los obligan a hacer eso a cambio de dinero. Los niños comunmente no andan besando a todo el mundo, en general rechazan el contacto físico con extraños...Obligarlos a perder el pudor desde tan chiquitos es someterlos a exponerse físicamente, tal vez suene exagerado, pero yo me pregunto si esos niños pueden discernir cual es límite, y la única respuesta que encuentro es NO. Y me indigna cómo hay gente que les da la mano y los besa mirando fulminantemente como diciendo 'desalmados' a los que no lo hacen. Esos niños necesitan el cariño y el cuidado de sus PADRES para muchos de los cuales los pequeños son un negocio. Esos 'padres' si es que así pueden llamarse y todo el negocio que hay detrás de los niños son los desalmados que somenten a los niños a esta exposición y quienes les dan la mano y la limosna también tienen responsabilidad. Hay un límite para todo.

EdCh dijo...

Tema difícil. Y ni hablar si son chicos. Andan dando vueltas por todos los trenes y nadie les presta atención.
Y entre ellos hay de todo: hasta escuché a uno quejarse de que "El tal" (no le entendí) era "chorizo" y por eso no los dejaban a ellos pedir monedas.
Saludos, buen blog

Anónimo dijo...

La verdad que los primeros comentarios me parecieron de terror.
Uno podría perdonarselo a un policía, que probablemente reciba la orden de un superior, y deba cumplir con ella.
Pero que un ciudadano común y corriente no tolere que haya alguién pidiendo monedas porque no tiene trabajo, muestra una intolerancia y una falta de sensibilidad terrible. Que de todas formas no me extraña, porque se en la sociedad en la que vivimos

Matias dijo...

Perdón yo solo quiero decir que el comentario de Pablo Podhorzer me parecio de lo más incoherente.

No entendi lo ultimo, que queres decir con exigile al Gobierno? Que si no tenes laburo vayas y le pidas al Gobierno que te de o te mantenga?

Particluarmente estoy de acuerdo con algunas ideas de los primeros comentarios.

A mi tambien me molesta que haya gente mirandote la billetera para "apurarte" a que le des.
Ahora no vengamos a decir "que facho esos comentarios, me dan asco" porque por ejmeplo la otra vez un pibe me pidio una moneda, le di un peso (tenia otros 2 pesos para viajar y un billete de $20) y me dijo "che dame otro peso, dale" busque y le dije no tengo más... cuando abri la billetera vio el de $20 y me dijo "uuuh dale tenes uno de 20 pasa el de 20...daaale, de onda... mira que yo estoy siempre por acá"

Y ya me ha pasado otras veces de gente que pide, nadie les da y cuando yo me paro y les doy algo me piden más.

Creo que en la situacion que se trata en el articulo es inaceptable porque se trataba de una anciana.
Es evidente que no molesta a nadie. Pide, si le das bien y sino bueno... no creo que una anciana te apure. La tendria que haber de dejado tranquila.

Pero es diferente cuando los que piden son chicos de 14/15 años, los cuales muchas veces te apuran y de mala forma a que le des plata.
No creo que esto le guste a nadie, en fin como dijo Julian el tema es complejo.

Anónimo dijo...

Para aclarar (soy Pablo P):
1) los que piden monedas en el tren NO SON los mas necesitados. Esos no llegan (o no los dejan) llegar hasta la ventanilla a pedir.

2) El Estado es el responsable por atender a las personas en situacion limite. En un pais desarrollado es asi, y aca, hasta donde podemos, tambien deberia serlo.

No dar monedas me hace parecer egoista, pero no es correcto, pago impuestos, trabajo, estudio, luego el Estado (o sea, el representante de nuestra sociedad) es el que mejor puede decidir quien necesita y que para que nadie tenga que pedir monedas.

Nacho dijo...

Me parece perfecto el accionar del policía. No tengo porque soportar que una persona mire lo que hago con mi plata. En la estación Retiro hay que bancarse que nenes te metan la mano en el vuelto que da la máquina expendedora de boletos. No entiendo porque debemos asumir que eso es algo correcto. En los países avanzados no pasa (y no me salgan con que no hay hambre en esos países, porque en Nueva York tenes tipos tirados por todos lados, pero ninguno te mete la mano en donde no corresponde)