miércoles, 23 de mayo de 2007

¿Mona vestida de seda, mona queda?

Tras el anuncio de ayer del Gobierno Nacional de rescindir el contrato de concesión de las líneas Roca y Belgrano Sur que estaban en manos de Trenes Metropolitano, se abre un interrogante: ¿Cambia algo? ¿O es una medida para calmar las aguas?
Cabe decir que luego de esta desición, el manejo continuarán bajo el gerenciamiento privado a través de la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia. Este núcleo está integrado por las operadoras de los otros ferrocarriles urbanos y de los subtes, que desde el 2004 se hizo cargo del San Martín, también retirado de su administración al grupo que lidera el empresario Sergio Taselli (ex amigo de Kirchner).
Me cuesta creer que esta medida mejorará el servicio. Siento que es un gran manejo pre-electoral, una buena puesta escena para poner en el frezzer por un momento la grave situación en el Transporte Público.

4 comentarios:

Pepito mano corta dijo...

Clarin miente:
Clarin publica en su tapa que se reestatizo el servicio. MENTIRA. El servicio paso a manos de un concesionario distinto de un consorcio de empresas.
Basta Clarín de Mentir, con Página/12 ya bastaba.

Anónimo dijo...

El quite de la concesión es solo un "maquillaje" para aquietar las aguas solamente. La impresión que tengo es que salimos de "Guatemala y nos metimos en guatepeor".
Quizás este equivocado, pero ayer fue Taselli, hoy Cerigliano que seguira llenandosé los bolsillos con la subvención que donosamente regala Mister K y sus Nepotes (leasé: los Fernández, De Vido, Jaime, Etc.)y nosotros seguiremos viajando "COMO EL ORTO"

Matías dijo...

Si el servicio sera como en el San Martin, los compadezco.

ghibaro dijo...

Para lo que va a servir la restatizacion es para que el Sr K y los mierdas de De Vido y Fernández (ambos), la pingüina y toda esa manga de mentirosos y chorros metan mano en los ferrocarriles y subtes, vuelvan al estado y se afanen todo como en los viejos tiempos aliados con los vagos, hipócritas y chorros de los sindicatos. No rompamos las estaciones, los trenes, las boleterías y el patrimonio (que es nuestro) y lo vamos a tener que pagar; no seamos negros de mierda descerebrados y tratemos que otros imbéciles no lo hagan. Esto es vagos (lease sindicalistas, punteros y piqueteros) contra laburantes. No nos dejemos engañar. Aca el estado no puede controlar nada porque el estado es patrimonio de los mismos chorros de siempre. No nos hagan creer que el enemigo es la empresa. La empresa es un nombre, una entelequia; la empresa en realidad es la gente de la empresa y en este momento estan copadas por los sindicalistas y delegados de mierdaaaaa!!!!!